domingo, 24 de abril de 2016

No hay rumbo educativo sin equidad e igualdad.

Muchas veces olvidamos que uno de los componentes esenciales del éxito educativo de los países nórdicos y algunos otros europeos, esos a los que tanto se toma como referencia, son la IGUALDAD y la EQUIDAD. Se dice que, en México, con la Reforma Educativa se garantizarán estas dos condiciones. La realidad educativa y los actos de las autoridades hacen risible este supuesto.   Ahora que está de moda compararnos con otros países y copiar algunas de sus tendencias (curiosamente las que menos comprometen a los gobernantes), valdría la  pena ver dos ejemplos para darnos cuenta si estamos ofreciendo un servicio educativo igualitario y equitativo.    

1.       En Francia, las escuelas en contextos difíciles entran al programa ZEP (Zona de Educación Prioritaria). Tales centros escolares manifiestan adversidades socioeconómicas, de violencia o de aprendizaje. En consecuencia, reciben recursos adicionales, se les reduce la cantidad de alumnos por grupo para brindar una atención más personalizada, reciben recursos para actividades adicionales y los salarios de los maestros se incrementan para que se motiven y así los mejores docentes quieran estar en esas escuelas. Gran ejemplo de equidad: darle más a los que más necesitan.  
 

2.       En Finlandia y Suecia, las escuelas privadas tienen prohibido cobrar a los estudiantes por el servicio que les brindan. Estas instituciones reciben el mismo presupuesto gubernamental que las públicas. O sea, el gobierno no se desentiende de su obligación de financiar la educación, aun en los casos de instituciones privadas. Así pues, no se permite lucrar con un derecho tan importante como lo es la educación, de modo que ningún estudiante es segregado por motivos socioeconómicos y se asegura un servicio educativo de calidad para TODOS. Las escuelas públicas no se rezagan en relación a las privadas. Privatizar con recursos públicos, una idea aparentemente contradictoria que da muestra del enorme compromiso educativo de estos gobiernos. Igualdad en todas sus letras.

¿Qué tan lejos estamos en nuestro país de ofrecer un servicio educativo con IGUALDAD y EQUIDAD? ¿Realmente lo que se propone en la Reforma Educativa garantizará estas dos condiciones esenciales para tener resultados educativos favorables? Mientras las autoridades sigan empeñadas en hacer cada vez más difíciles las condiciones de contratación y permanencia de un maestro, pero no se preocupen por garantizar el acceso y la culminación de los alumnos al menos en Educación Básica, los grandes problemas educativos seguirán vigentes. ¿De qué sirve tener los mejores campesinos si se tiene un suelo infértil?
 
Fuentes consultadas: ANDERE, Eduardo. ¿Cómo es la mejor educación en el mundo? Políticas educativas y escuelas en 19 países. México: Santillana, 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario